martes, 15 de agosto de 2017

"Are you experienced?", The Jimi Hendrix Experience, 1967, Track


Como si no bastara con la renovación y potenciación del lenguaje del hard rock desde un acto filológico bluesero, como si no bastara con la indagación clave sobre las texturas de la guitarra eléctrica (y el uso de nuevas tecnologías, como el pedal octavia en "Purple haze", que si bien no estaba incluida en la edición UK del álbum por haberla preferido como single, sí aparecía en la edición USA editada tres meses más tarde), como si no bastara con representar al equivalente musical de una persona que, contando apenas con educación primaria, llegue solo o sola a la Relatividad General, como si no bastara que esa Relatividad General, en esta analogía, va todavía más allá de la de Einstein y reescribe no sólo la física (es decir, la manera de tocar la gu itarra), como si no bastara todo eso, "Are you experienced" además incluye "Third rock from the sun" y el title track. Es decir: si lo anterior coloca al álbum en el territorio de las irrupciones más dramáticas en el contexto de la música pop/rock, estas dos piezas hacen estallar la bóveda del genio como muy pocas veces ha sido hecho; o si se lo hizo, fue en un esfuerzo continuado, un proceso de cuatro o cinco años (pienso en los álbumes de Eno entre su salida de Roxy Music y "Music for airpots", pienso en Bowie entre "Young Americans" y "Lodger", pienso en The Beatles entre "Beatles for sale" y "Sgt Pepper's"). En ese sentido, hay por supuesto una distancia notoria entre "Are you experienced?", "Axis: bold as love" y "Electric ladyland", pero parece que ese impulso tendiera a cero, de alguna manera, como si Hendrix se hubiese muerto antes de pasar a una década de los 70s en la que apenas avanzara milímetros. Y se lo hubiésemos perdonado porque todavía estaría más allá del más allá: como deja claro, precisamente, el ambient jazzero de "Third stone from the sun", que parece reescribir por completo y desde cero al pop/rock, una suerte de periplo completo del krautrock concentrado en una única canción.
El resto incluye detalles finísimos. El sonido (relativamente) limpio de "Hey Joe" y la tensión metálica de esas cuerdas, que reaparece en la dylaniana "The wind cries Mary", la psicodelia onírica de "Love or confusion" (al nivel de "Rain"), el bellísimo clima de "May this be love" y, por supuesto, toda la potencia rockera de "Stone free", "Foxy lady" y "Fire".

No hay comentarios:

Publicar un comentario