viernes, 13 de octubre de 2017

"Cenotes", Giant Squid, 2012, Translation Loss


Mucho se puede hablar de la cuidada combinación de doom metal y metal progresivo que hace al sonido de Giant Squid, pero es ineludible -como pasa con sus colegas alemanes de Ahab- referirse al costado más literario del proyecto de la banda, que en el caso de "The Ichthyologyst", su mejor trabajo hasta la fecha y la historia de un científico que se convierte en su objeto inicial de estudio, logra, a través del EP lanzado por la banda en 2011, convertirse en un verdadero mundo ficcional. En esto el mencionado EP -"Cenotes"- es clave, por insistir no solo en la línea sonora del álbum anterior sino por seguir su gesto de titular las canciones con nombres de especies marinas, que van articulando una poderosísima máquina de generar significados.
Pero no se trata apenas de que se reitere una manera de titular canciones -lo cual podría simplemente hacer pensar que el EP recurre a material descartado del álbum- sino que, en realidad, hay momentos de "Cenotes" que no sólo profundizan otros tantos de "The Ichthyologyst" sino que parecen mejor resueltos en términos de textura y sonido. En general, el uso del violoncello en las cinco piezas del EP (que alcanzan un total de 35 minutos, o sea la de un álbum apenas más breve que el promedio en la edad de oro del formato) parece más rotundo y logrado, acaso por su integración en términos de frecuencias trabajadas en la mezcla. Las guitarras, además, logran una definición mucho más importante (casi tan brillantes en términos de calidad de sonido como las del último trabajo de Ahab, lo cual es muchísimo decir porque está claro que no hay banda de doom metal que suene mejor que Ahab, y en cuanto al metal en general sólo Mastodon les representa algo de competencia en ese sentido), tanto las distorsionadas como las limpias (que brillan especialmente en la introducción tan "cercano oriente" de "Snakehead", tercera pieza del EP).
Las especies mencionadas en los títulos ("Megaptera megachasmacarcharias ,aIsurus metridium, Channidae erectus, Pycnopodia sapien, Treoglocambarus maclanei) no son reales, por cierto, pero en su cierta plausibilidad evocan tanto una suerte de criptozoologia como una indagación de los habitantes de los fondos marinos. Esto es un cambio significativo, entonces, en relación a "The Ichthyologyst", donde las especies eran todas reales, y allí notoriamente se esboza una narrativa que conecta los discos, como si el EP de 2011 fuera algo así como la extensión lógica del álbum anterior, su llevada un poco más al extremo. En esta línea, es "Cenotes (Troglocambarus maclanei)" la verdadera culminación del proyecto, y en sus figuras rítmicas más tensas y aceleradas -que no dejan sin embargo de sonar a doom metal- parece fácil sentir la urgencia del desenlace, que en su evocación de un planeta cubierto por el agua ("former Alps make reluctant isles", dice su primer verso, entonado a la vez por el guitarrista Aaron Gregory y la cellista Jackie Perez) habla más bien del fin de un mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario