miércoles, 25 de octubre de 2017

"The song remains the same", Led Zeppelin, 1976, 2007, Swan Song



Primero parece inevitable señalar que la versión de 2007 es la definitiva de "The song remains the same" (me refiero al álbum, no necesariamente a la película, aunque por supuesto que su remaster en HD la mejoró), y segundo hay que decir que ni siquiera el tracklist aumentado ("Black dog", "Over the hills and far away", "Misty mountain hop", "Since I've been loving you", "The ocean" y "Heartbreaker") logran que el disco esté realmente a la altura de las expectativas. Es decir, el poderío legendario de Zeppelin termina por parecer diluido, encharcado en autoindulgencia y en desprolijidad; todo lo contrario a la tensión y la intensidad de discos en vivo como el segundo en el set "BBC sessions" (1997), el disco bonus al remaster de "Led Zeppelin" o casi todo "How the west was won" y las piezas más tempranas -es decir anteriores a 1973- del DVD "Led Zeppelin". Es un lugar común en la historia de la banda, de hecho: fue esa gira de 1973 cuando el exceso sobrepasó el poderío (erosionado ya para entonces) de la banda, y los mayores logros por venir quedaron relegados al estudio. Sin duda que "Physical graffiti" y parte de "In through the out door" (por no decir todo) están entre lo más fascinante de Led Zeppelin, pero si antes de 1973 el corazón de la banda era su performance en vivo, a partir de la gira recogida en "The song remains the same" las cosas cambiaron apreciablemente.
Sin duda que "Dazed and confused", en su versión de 26:53, pasado el primer entusiasmo de quien descubre a Zeppelin, resulta no sé si tanto "excesivo" como algo a lo que no se vuelve porque ya se conoce; o se cree conocer, salvo que efectivamente al entender de qué se trata esa exhibición de musicalidad no siempre interesante en sí misma quizá no haga falta volver a escucharlo completo, igual que la versión de 12 minutos y pico de "Moby Dick" (es decir, en lo personal me quedo con la de estudio, y si me apretan digo que prefiero "Bonzo's montreaux"). Más interesante es "Whole lotta love" (14:25), pero ante todo por su medley, que llena los huecos después del interludio a cargo del theremin y esos paisajes sonoros que en 1973 sonaban futuristas pero que ahora -después de que el verdadero futuro sonara desde Alemania a mediados de los 70s- parecen cansados y derivativos.
El lado A del primer vinilo original ("Rock and roll", "Celebration day", "The song reamains the same" y "The rain song") se mantiene como el mejor del álbum, y pasa lo mismo con el CD uno del set remasterizado; el dos (o, mejor, los lados B, C y medio D del vinilo original) ya resulta un poco más complicado.
Sin embargo, la leyenda del disco que nunca representó del todo bien a lo que la banda podía lograr en vivo debería ser cuestionada. Quizá dejando de lado esas "exploraciones" acaso más largas de lo que merece el potencial de las piezas que son su punto de partida, "The song remains the same" resulta todavía hoy disfrutable, más allá de su lugar en la historia en vivo de la banda que lo tocó. La versión -en el CD remasterizado- de "Over the hills and far away", por ejemplo, es deliciosa; tanto que no sé, en última instancia, si "How the west was gone", propuesto como la enmienda a esa zona débil de la discografía, llega a ofrecer algo mejor. Y lo mismo para "No quarter" -en la nueva y la vieja versión- y para "The rain song", acaso la única que parece realmente aportar algo o sumar algo a lo que ofrecía su versión de estudio. A la vez, la versión (en el remaster) de "Misty mountain hop" es precisamente lo contrario.
Sin duda que varias generaciones -en el Río de la Plata especialmente, lejos de donde tocó la banda- descubrieron a Zeppelin -o mejor, supieron que significaba "ver" a Led Zeppelin- gracias a esta película, y eso cambió sus vidas. El soundtrack, este disco en vivo es decir, no llega a cubrir todo el espacio inaugurado por esa película, pero permite, si se hace el esfuerzo, redescubrir el goce de escuchar tocar a Page, Bonham, Jones y Plant, apenas un poquito más allá de su momento de mayor esplendor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario