sábado, 18 de noviembre de 2017

"Live at the BBC Radio Theatre 27 June 2000", David Bowie, 2000, EMI/Virgin


Es curioso que el mejor disco en vivo de David Bowie -o al menos el que indudablemente suena mejor- no vio en realidad una publicación independiente o, si la vio, fue muy limitada. En su momento, "Live at the BBC Radio Theatre 27 june 2000" apareció como un disco bonus al compilado de sesiones radiales "Bowie at the Beeb" (2000); si bien por ahí apareció como disco separado (en una edición limitada del sitio web DavidBowie.com, que entonces se llamaba Bowienet), la discografía oficial no lo recoge como una entrada en sí misma, lo cual, insisto, es una pena, porque no sólo las versiones son maravillosas -todas ellas, una por una, superan a las de "A Reality tour", aunque este disco doble, naturalmente, gana no pocos puntos por su extensión y variedad- sino que, como ya dije, el sonido es precioso en sí mismo, pese a la curiosa decisión de fadear los aplausos entre las canciones.
Bowie venía de la gira promocional de "Hours..." (agosto-diciembre 1999) y de los conciertos de junio y julio en New York y en el festival de Glastonbury, con una banda compuesta por Earl Slick en guitarra, Mike Garson en teclados, Gail Ann Dorsey en bajo, guitarra, clarinete y voces, Mark Plati en guitarras y bajo, Sterling Campbell (mi baterista favorito de Bowie pos-Dennis Davis, y de hecho Campbell fue discípulo del gran Davis) en batería, y Holly Palmer y Emm Gryner en voces, teclados, percusión y clarinete. Es más o menos la misma banda con la que Bowie grabaría "Reality" y saldría de gira en 2003-2004, en el que sería su último tour: el Bowie showman competente y relajado, el Bowie intérprete maduro, el Bowie que logra complacer al público hitero tanto como al que espera alguna que otra rareza (el Bowie que estallaría después para dar paso al siniestro emisor de "Blackstar"). De alguna manera, esa cosa de sentirse a gusto en una banda, entonces, tiene sus raíces en los conciertos de la época de "Hours..." y  su decisión de (aparte de despedir a Reeves Gabrels) abandonar ciertas pretensiones vanguardistas o experimentales (eso que fue central a la necesidad de reafirmarse como un artista relevante a la hora de pautar las giras de "1.outside" y "Earthling"). En ese sentido, lo que suena en el concierto de la BBC del 2000 es simplemente perfecto: ni más ni menos de lo que cabía esperar.
Hay que rescatar, de todas formas, algunas rarezas. Están la versión de "Always crashing in the same car", con su sorprendente introducción acústica, el arreglo de "Let's dance" (con su introducción más lenta y voluptuosamente musical), una buenísima "The man who sold the world", un par de números industriales/rockeros de gran poderío ("Hallo spaceboy", "Cracked actor" y "I'm afraid of americans"), la sorpresa de "Stay" -en una versión a la altura de las de la gira del Duque Blanco y sin duda mejor que las de la gira recogida en el disco "Stage"- y, especialmente, la mejor versión en vivo de "Ashes to ashes". Las canciones de "Hours..." (apenas "Seven" y "Survive") hasta parecen más vivas, más dinámicas que las del álbum, y otro punto a favor del setlist es la inclusión de lo mejor del Bowie ochentero, "This is not America" y "Absolute beginners", en versiones superiores a las de estudio (especialmente "Absolute beginners", sin duda la mejor canción de Bowie en los 80s).

No hay comentarios:

Publicar un comentario