lunes, 18 de diciembre de 2017

"Live Santa Monica '72", David Bowie, 2008 (1994, 1972), EMI/Virgin

Dicen los que lo vivieron que el verdadero corazón de The Spiders from Mars estaba en sus shows en vivo, y en particular en los primeros, los de 1972. En la discografía oficial hay dos momentos registrados de esas performances, y uno -de 1973- es particularmente interesante por tratarse del último concierto que dio Bowie bajo el nombre de Ziggy Stardust y con The Spiders como banda. Pero paraentonces la intensidad de la primera etapa de la banda (y del concepto de Ziggy) había mutado hacia una propuesta mucho más grande (con Mike Garson en el piano, Ken Fordham en saxofones, John Hutchinson en guitarras, Brian Wilshaw en saxo tenor y flauta y Geoffrey MacCormack en coros) y, cabe pensar, menos intensa, o de intensidad desplazada hacia otra parte. Quizá, en última instancia, Bowie estaba cansado de Ziggy: lo que seguiría, en términos de show en vivo, dejaría de lado la potencia vital y fresca en favor de las vistosas coreografías y la teatralidad de la primera parte de la gira de "Diamond dogs".
Por eso el mejor momento de The Spiders en vivo recogido por la discografía oficial es "Live Santa Monica '72", durante mucho tiempo disponible apenas como un bootleg más pero finalmente publicado oficialmente en 2008. La calidad de sonido es subestandar (sobre todo en comparación con discos en vivo de Bowie como "Stage" o especialmente "A reality tour") pero la energía de la banda está ahí, desde "Hang on to yourself" hasta "Suffragette city", pasando por asombrosas "The supermen", "Queen bitch" y "Waiting for the man". Los momentos más flojos son de alguna manera los inevitables: dificilmente sonó "Moonage daydream" en vivo a la altura de la maravilla sonora de la versión de estudio, pero la tensión en la música y la potencia de Ronson en su instrumento están ahí de todas formas. Pasa algo similar con "Ziggy Stardust", que tiende a ser ligeramente enlentecida (o no tan ligeramente, como en la actuación en "Live by request" de 2002) y por tanto pierde el delicado equilibrio que aporta a su magia.
Es especialmente interesante además la versión de "John, I'm only dancing", pero la joya del disco es sin duda "My death", el cover de Blau/Shuman/Brel que está entre lo mejor de la etapa de Ziggy, en vivo o en estudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario