lunes, 18 de diciembre de 2017

"The 2nd law", Muse, 2012, Warner Bros/Helium-3

Probablemente sea en su sexto álbum donde más se nota la vena gnóstica que recorre las letras de Muse y los coloca en esa línea de sobrevivencia gnóstica en los siglos XX y XXI que incluye también a Philip K. Dick, a "El rey león" y a la obra tardía de Amir Hamed. No hay que buscar mucho más allá de "Explorers": "Free us from this world/we don't belong here/It was a mistake imprisoning our souls/can you free me?/free me from this world/Running around in circles feeling caged by endless rules/Can you free me, free me from this world" (liberanos de este mundo/no pertenecemos acá/fue un error lo que encarceló nuestras almas/podés liberarme?/liberame de este mundo/corriendo en círculos sintiéndonos atrapados por leyes interminables/nos puedes liberar, liberarnos de este mundo?), pero la noción misma de la "segunda ley" (de la termodinámica) remite a la consabida lectura en plan metafórico acerca de la decadencia de todas las cosas, lo cual desde un punto de vista gnóstico es fácil de leer como el destino de la materia, desde la que ha de escapar (de ahí los "liberame") el espíritu, etc.
En cierto modo, "The 2nd law" es más variado que sus precedentes inmediatos, y es también más ligero que estos, en el sentido de profundizar o desarrollar un poco menos las pautas del rock progresivo operístico tan evidentes tanto en "The resistance" como en "Black holes and revelations"; pero, a la vez, hay otras incorporaciones desde el punto de vista genérico y textural, que brillan especialmente en la electrónica que hace a las dos partes ("Unsustainable" y "Isolated system") del title-track. En cualquier caso, el esqueleto sonoro del disco está en los arreglos orquestales y corales; de hecho, si se aislaran los riffs (el de "Supremacy", el más funk de "Panic station", el de "Liquid state"), si se les extirpara el trabajo más interesante textural y las hibridaciones prog/electrónica que distinguen a este álbum en la discografía, quedaría el desilusionante "Drones". Eso sí: el ímpetu pop, en líneas generales, quedaría allí, y en "The second law" brilla especialmente -y más que en "The resistance"- en "Madness", "Survival", "Follow me", "Explorers" y "Big freeze", lo que termina de subrayar esa cosa más pop y "ligera" del álbum, al menos hasta la llegada de su punto más alto, en los dos últimos tracks.

No hay comentarios:

Publicar un comentario